El Caminito del Rey es uno de esos lugares de los que uno se enamora a primera vista. Un amor platónico que uno espera conocer algún día y que gracias a Endesa y su programa #endesachallenges, como autor del blog de viajes Viajero Crónico pude conocer in situ el pasado 13 de mayo junto a la Central hidráulica Tajo de la Encantada.

Desde su reapertura en 2015, el Caminito del Rey ha sido protagonista en numerosos medios debido en gran parte a su belleza. Aunque, este enclave cerca de Málaga, no se queda atrás en cuanto a su valor histórico y desde hace unas semanas es también candidato a ser nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

El Caminito del Rey, una historia de necesidad vencida por la belleza

Una de las claves fundamentales para contextualizar como es debido el Caminito del Rey es saber que esta senda fue concebida con el objetivo de ser utilizada eminentemente con fines laborales.

Es aquí donde empieza la vinculación histórica de Endesa con el Caminito del Rey, pues fue la Sociedad Hidroeléctrica del Chorro (posteriormente absorbida por Endesa) quien construyó entre 1901 y 1905 la senda para conectar las centrales eléctricas y saltos de agua de las inmediaciones, facilitando el paso de los trabajadores y el transporte de algunas materias entre todos los puntos.

Aún hoy se pueden ver partes del camino original e imaginar cómo era recorrerlo hace más de 100 años, con sistemas de seguridad mucho menos sofisticados. Si nosotros sentimos vértigo recorriendo el camino actual, no quiero pensar lo que se sentiría un siglo atrás caminando a través de un recorrido que tiene cerca de un metro de amplitud y que se eleva en algunos puntos más de 100 metros sobre paredes verticales.

Aunque el camino se utilizaba desde 1905, no fue hasta años más tarde que, observando la belleza que aún hoy alberga el lugar, se decidió mejorar, lo que llevó al rey Alfonso XIII durante la inauguración de los Embalses Guadalhorce-Guadalteba a cruzar parte de esta senda. Desde aquel momento se le conoció como el Caminito del Rey.

Con el paso del tiempo, han sido sus sublimes paisajes los que han acabado dando fama al Caminito del Rey y esto ha llevado a la Diputación de Málaga a dar un paso adelante. Es en este punto cuando Endesa y el Caminito del Rey entrelazan de nuevo sus caminos y uno de los motivos por los que hemos podido visitar el lugar en primera persona.

La Diputación de Málaga fue la encargada de su recuperación y reinauguración en el año 2015 con la colaboración de Endesa, encargada entre otras acciones de la iluminación, siguiendo los mismos criterios que utiliza Fundación Endesa en otros monumentos nacionales. Aunque nuestra visita fue de día y bajo un sol de justicia, no es difícil imaginar la belleza del lugar iluminado cuando cae la noche.

Hoy, los 300.000 visitantes anuales que recorren el Caminito del Rey desde 2015, entre los que nos encontramos ya los participantes de este #endesachallenges, pueden vivir una experiencia de vértigo en un entorno natural espectacular y dar fuerza a la candidatura del Caminito del Rey como Patrimonio de la Humanidad que ha impulsado la Diputación Provincial de Málaga.

Central hidráulica Tajo de la Encantada, la segunda visita del día

La segunda parada (y última) del intenso día que vivimos en Málaga, nos llevó hasta la Central hidráulica Tajo de la Encantada, donde nos esperaban algunos de los responsables de la centrañl para mostrarnos el funcionamiento de una planta de energía hidráulica con energía 100% renovable.

Después de equiparnos con nuestros cascos, inseparables compañeros durante todo el día tanto en el Caminito del Rey como aquí, descendimos varias plantas para conocer más de cerca los detalles de su funcionamiento. Resulta curioso saber que este descenso te lleva a varios metros por debajo del nivel del suelo, donde está construida la central.

Mis conocimientos técnicos sobre el tema son, siendo muy generoso, bastante limitados, por eso me gustó conocer que se trata de una planta hidráulica reversible, es decir, a grandes rasgos funciona mediante bombeo de agua de un embalse inferior a uno superior y en este último, se almacena y, si la demanda es alta, se deja caer para aumentar la generación de energía.

En la actualidad, la Central hidráulica Tajo de la Encantada puede abastecer hasta 120.000 hogares con este método sostenible.

Con la hora acechando, pues nuestro vuelo de vuelta a casa se acercaba, dejamos la central para tomar por fin un pequeño respiro en La Garganta, un restaurante con unas impresionantes vistas panorámicas al Caminito del Rey que, junto a un buen menú tradicional, culminaron una gran jornada de este nuevo #endesachallenges.

Tomás García Granados de Viajero Crónico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here