Acerca del blog ¿Quieres ser colaborador del Blog?

Metodologías ágiles: la mejor manera de innovar y desarrollar nuevas formas de trabajo

Metodologías ágiles: la mejor manera de innovar y desarrollar nuevas formas de trabajo

¿Qué entiendes tú por ágil? ¿Dejar las cosas a medio hacer?, ¿hacerlo todo a la ligera? Las metodologías ágiles no tienen nada que ver con hacer un proyecto más rápido para acabarlo antes. El término ágil está relacionado con la disponibilidad y facilidad para asumir cambios en el desarrollo de un proyecto.

Agile es el término anglosajón equivalente y es usado para designar un conjunto de metodologías que permiten adaptar la forma de trabajo a las condiciones particulares de un proyecto, consiguiendo así flexibilidad e inmediatez. Esto se debe a que las metodologías tradicionales han dejado de adaptarse a las exigencias del mercado y a las nuevas expectativas de los usuarios.

Orígenes de la metodología Agile

Agile nació en el año 2001 cuando los CEOs de las principales empresas de software se reunieron en Utah para poner en común las mejores prácticas de cada compañía y resumir los principios en los que se basaban los nuevos métodos alternativos que estaban surgiendo como alternativa a las metodologías formales, consideradas ya excesivamente lentas por su carácter normativo y fuerte dependencia de detalladas planificaciones.

Aquellos principios se pueden resumir en cuatro postulados conocidos como el Manifiesto ágil, que vienen a decir que se valoran más a los individuos y sus interacciones que a los procesos y a las herramientas. Que se valora más un software funcionando que la documentación exhaustiva. Que se valora más la colaboración con el cliente que la negociación contractual y que se valora más la respuesta ante el cambio que el seguimiento a ultranza de un plan.

Metodologías ágiles: Kan-Ban

Metodologías agile más comunes: Lean, Design Thinking, XP (Extreme Programing), Kan-Ban y Scrum

Estas metodologías ayudan a abordar los pasos necesarios para minimizar los riesgos y avanzar en el proceso de maduración de una startup lo más rápidamente posible. También resultan particularmente útiles en el sector de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC), donde la velocidad y agilidad al cambio son fundamentales aunque, a decir verdad, la digitalización de la sociedad ha hecho que sean aplicables a prácticamente cualquier sector y a cualquier tipo de empresa.

Lean: Lean Startup, Lean Manufactoring y Lean Management

El término inglés lean, significa ágil y ligero y Lean Startup es la evolución del concepto tradicional de lean aplicado al lanzamiento de startups. Es un concepto acuñado por el ingeniero de software Eric Ries aunque, en realidad, proviene de Japón, de las teorías Lean Manufacturing de Toyota. A la filosofía global de esta metodología la llamaríamos Lean Management. Su idea principal es la mejora continua mediante un proceso de eliminación de desperdicios y sobrecostes y un adelgazamiento de los flujos de trabajo.

Design thinking

Se trata de una disciplina que usa la sensibilidad y los métodos propios de los diseñadores para hacer coincidir las necesidades de los usuarios con lo tecnológicamente factible y para que una estrategia de negocio viable pueda convertirse en una oportunidad de mercado y en valor para el cliente. La evolución de Design Thinking fue tal que, ya en el 2009, la Revista Business Week le dedicó un artículo donde se mostraba la forma en que la usaban algunos gigantes como General Electric, Procter & Gamble o Philips Electronics.

XP (Extreme Programing)

Su principal característica es que pone el énfasis en las relaciones que surgen entre el equipo de trabajo y el cliente del proyecto. Su principal objetivo es garantizar la calidad y la satisfacción del cliente, lo que consigue mediante una interacción permanente con éste, ya que así se obtiene un valiosísimo feedback casi de forma constante. No se recomienda para proyectos a largo plazo ya que la presencia de éste no es siempre posible.

Kan-Ban

Se basa en una idea muy simple: el trabajo en curso debería limitarse y sólo deberíamos empezar con algo nuevo cuando un bloque de trabajo anterior haya sido entregado o ha pasado a otra función posterior de la cadena. Kan-ban es una palabra japonesa que significa tarjetas visuales, donde Kan es “visual”, y Ban es “tarjeta”.  Destaca por ser una técnica de gestión de tareas muy visual, que permite ver de un simple vistazo el estado de los proyectos y así pautar el desarrollo del trabajo de manera efectiva.

Metodologías ágiles: Scrum

Scrum

Scrum (su significado es melé; viene de la jugada del rugby en la que los jugadores de ambos equipos, luchan todos juntos, entrelazados cuerpo a cuerpo, por la pelota) se basa en trabajar de forma colaborativa en equipo para obtener el mejor resultado posible de un proyecto realizando entregas y/o modificaciones parciales y regulares del producto final, priorizadas por el feedback que va aportando el receptor del proyecto. De esta forma el producto resultante es exactamente lo que el mercado está demandando, en el momento que lo está demandando. Este método está especialmente indicado para proyectos en entornos complejos, con requisitos cambiantes y/o poco definidos y donde la innovación, la competitividad, la flexibilidad y la productividad son fundamentales.

Estos cinco métodos son sólo algunos de los más populares, pero hay más y casi todos se pueden adaptar a cualquier situación concreta de producción, desarrollo de proyectos u optimización de recursos.

Para terminar, aquí tienes algunas técnicas muy prácticas, que te servirán para comenzar a familiarizarte con la metodología ágil:

  • Reuniones diarias: Es importante que sean breves y concisas. Un truco para conseguirlo es que se hagan de pie, para repasar el trabajo hecho y el que se va a afrontar de forma inmediata.
  • Iteraciones: Son procesos muy cortos focalizados en los deseos del cliente.
  • Priorización del backlog: Se trata de ordenar las tareas en función del valor que aportan al cliente.
  • Planificar iteraciones: Básicamente se trata de asignar elementos de trabajo individuales a los miembros del equipo.
  • Retrospectivas: Se basan en la revisión periódica de cómo se han realizado las tareas. Hacer retrospectivas y evaluaciones permanentes facilita la mejora continua.

Son acciones que, aisladas, apenas tendrían algún beneficio en el desempeño de cada día. Tampoco podemos esperar que por sí solas traigan la innovación a nuestra organización, pero aplicándolas correctamente y en el momento adecuado -formando parte de una estrategia global– a buen seguro pueden generar una cultura ágil que impregne cada una de nuestras acciones y, si fuera necesario, ayudarnos a innovar.

Contenidos relacionados: